Historia

      

    De todos es conocido que la Reconquista de Fuengirola trae consigo de nuevo la presencia del cristianismo en nuestras tierras y ya de manera definitiva hasta nuestros días.
    Ciertamente según el proceder de los Reyes Católicos una vez tomado un nuevo enclave, se pasa de inmediato a la instauración del culto cristiano y a la consagración de las mezquitas. En el caso de Fuengirola será Fray Hernando de Talavera (Monje Jerónimo, 1428-1507), Obispo de Ávila, miembro del séquito real, quién consagró la mezquita del castillo y nombró como presbítero a Fray Diego de Corte (dominico). El obispo, según los dictámenes reales, proporcionó a la capilla del castillo los distintos ornamentos para la celebración del culto y la Imagen de una Virgen Sedente con el Niño Jesús en su Regazo.
Dicha imagen sería posteriormente venerada bajo la advocación del Rosario y tenida como Patrona de la actual ciudad.
    Según el que fue archivero de la Catedral de Málaga, Don Vidal González, la Parroquia del Rosario fue tenida como tal por primera vez en 1502, como así lo afirma otro gran historiador y conocedor del Archivo Histórico de la Iglesia Malagueña, Don Lisardo Guede, aunque ese título parroquial lo perdió en distintas ocasiones.
    La devoción a la Virgen del Rosario se fue consolidando con el paso de los siglos hasta nuestros días. El 8 de febrero de 1810 su bendita imagen fue trasladada del castillo a la Posada o Estancia del Tarahal (actual emplazamiento de la parroquia) ante la inminente ocupación francesa; desde entonces jamás ha abandonado su presencia a pesar de que la imagen del Rosario fue profanada y destruida en varias ocasiones (1931 y 1936). La actual sabemos que fue regalada en 1947 por la familia Villasana, poco después de la bendición del actual templo, por el Obispo Administrador Apostólico de Málaga Don Balbino Santos
Olivera.
    Con relación a la Hermandad del Rosario, nos consta que tiene su origen en el siglo XIX. El archivo de nuestro Ayuntamiento da buena fe de ello, así como Don Cristóbal Vega, en su libro sobre las fiestas patronales de nuestra tierra. Ciertamente se trataba de una Hermandad a nivel Parroquial, que se ocupaba del culto y procesión y en colaboración estrecha con el Ayuntamiento y la Comisión de Fiestas. Otro dato de interés sobre la Hermandad del Rosario es el siguiente: según los datos existentes en los archivos de la Secretaría General del Obispado de Málaga, y cuya copia se guarda en la secretaria de la
Hermandad, el 6 de junio de 1945, es aprobada por Don Balbino Santos Olivera, la Hermandad Sacramental, quedando “ipso facto” agregada a la Archicofradía primaria de la Iglesia Romana de Santa María Sopra Minerva, y disfrutando de todas sus indulgencias y privilegios contenidos en la novísima colección o elenco de la Sagrada Penitenciaría Apostólica “Preces et pia opera… Indulgentiis ditata” Romae 1938, aunque hay que decir que esta aprobación viene a recoger una rica historia, pues tenemos noticias fehacientes, según el Archivo Histórico Provincial de Málaga, de la existencia a nivel parroquial, de la Hermandad sacramental de Nuestra Señora del Rosario desde 1687. Años más tarde, en 1954 queda erigida canónicamente la Hermandad del Rosario, por Don Ángel Herrera Oria, es decir, la Hermandad Parroquial es reconocida a nivel
diocesano.Posteriormente, ambas hermandades, la Sacramental y la del Rosario, quedarán unidas con el título con la que la conocemos en la actualidad: “Hermandad Sacramental de Nuestra Señora del Rosario Coronada”, Patrona de Fuengirola.
    Del amor a la Santísima Virgen del Rosario y de su antigüedad, no cabe la menor duda, recogemos uno de tantos testimonios publicado por el Obispado de Málaga en su Boletín Oficial, la crónica la realiza el entonces párroco del Rosario, Don Salvador López Marín, informando sobre la Santa Misión que dio comienzo el 23 de Febrero de 1899, después de dejar constancia de que todos los días se rezaba el Santo Rosario a las 4 de la mañana por las calles de Fuengirola, dirá: “Uno de los actos más tiernos y conmovedores de la Misión, después de la numerosa comunión de los niños, fue sin duda alguna, la procesión que salió con la Santísima Virgen del Rosario, Patrona del pueblo, en la tarde del 3 del corriente, a la que asistieron seis colegios de niños y niñas. Ver, Excmo. Sr., cerca de 500 seres inocentes cantando todos “…al cielo, al cielo quiero ir…”, en un espectáculo que conmovió grandemente a éste pueblo y que arranco lágrimas de gozo aún a los más indiferentes…”.
    Por todo ello y mucho más, no cabe duda del amor de Fuengirola a la que es su única Patrona y Alcaldesa Perpetua (1954), culmen de este reconocimiento fue su Coronación Canónica (29 de junio de 2002) por parte de la Iglesia y que su Hermandad
junto con todo el pueblo de Dios vivió con inmensa alegría. La Hermandad de la Patrona de Fuengirola ha experimentado en los últimos años una gran evolución. Está inmersa en un proyecto de renovación y evolución, adaptada a los criterios diocesanos, para hacer que la devoción a Jesús Sacramentado y el rezo del Rosario entren en los corazones de todos los fuengiroleños y de todos los que nos visitan.
    En efecto, desde hace ocho años la renovación de la Hermandad ha sido un hecho relevante. Bajo la supervisión de nuestro director espiritual, hemos evolucionado desde una hermandad anclada en el pasado con costumbres poco acordes con los tiempos actuales hacia una hermandad viva, activa y llena de actividades durante todo el año y que no sólo
se encuentra activa durante las fiestas patronales. Este cambio comenzó con la creación de una Junta Gestora que tenía como tarea fundamental la adaptación de los antiguos estatutos a las nuevas directrices episcopales para Hermandades y Cofradías. Fueron muchas horas de trabajo intenso, llenas de ilusión y esperanza para conseguir que el Sr. Obispo de la Diócesis de Málaga, Monseñor Dorado Soto, sancionara los nuevos estatutos, los cuales son herederos, sin solución de continuidad, de aquellos promulgados en los años 1945 y 1954, año en el que se erigiría canónicamente nuestra hermandad y que, a su vez, refrendaban la historia de siglos de devoción a la Virgen del Rosario vivida como hermandad parroquial.
    Y en pleno proceso de transformación se decide solicitar la coronación canónica de la imagen de Nuestra Señora. Tras meses de trabajo intenso, llenos de ilusión mariana y antes del 29 de junio, la Virgen del Rosario, Patrona de todos los fuengiroleños, se paseó por todas y cada una de las parroquias de nuestra ciudad (Iglesia del Carmen y Santa Fe de los Boliches, Iglesia de San José e Iglesia del Carmen). Fue un mes de peregrinación y de catequesis previas al gran día. La Virgen, que ya contaba con la medalla de oro de la Corporación Municipal, recibió también las de oro de todas las Hermandades y Cofradías de Fuengirola.
    Al atardecer de la víspera de tan esperado acontecimiento, la Virgen fue trasladada en una procesión de antorchas al Castillo Sohail, donde se llevaría acabo el acto de la Coronación.
    El día 29 de Junio de 2002, festividad de los Apóstoles Pedro y Pablo, tuvo lugar el Pontifical. Decenas de sacerdotes quisieron concelebrar con el Sr. Obispo. Fue un evento histórico para Fuengirola. Y sería a la hora del Ángelus, cuando Don Antonio Dorado, ayudado por D. Manuel Ángel Santiago, coronó a la Santísima Virgen, siendo los padrinos de la Coronación el Ilmo. Ayuntamiento de Fuengirola.
    Por la tarde la Virgen paseó por las calles de su ciudad, la mayoría inusuales en su recorrido tradicional, el día de su onomástica.
    Tras la Coronación, todavía quedaba mucho por hacer. Se retomaron antiguas costumbres, como la de rezar el rosario de la Aurora en el mes de mayo por las calles de la Parroquia. Se realizan Sabatinas en honor de Nuestra Señora todos los primeros sábados de mes. Se expone el Santísimo toda la mañana los primeros jueves de mes.
    El Excmo. Sr. Don Luis Sánchez Saiz, Teniente general de infantería, le dona su el fajín de general y la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Fuengirola, su medalla de oro.
    En el año 2004, celebramos nuestro 50 aniversario con una gran celebración eucarística, el 15 de agosto, en la plaza, al anochecer. Tras ella tuvo lugar una procesión extraordinaria por las calles de la parroquia, con motivo del ciento cincuenta aniversario de la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción, el cincuenta aniversario de la erección canónica de la hermandad y el cincuenta aniversario de la proclamación de la Virgen del Rosario como Alcaldesa Honoraria y Perpetua de Fuengirola.
    El 6 de octubre de 2006, tuvo lugar otro acto para recordar en la historia de la Hermandad. Con motivo de la Inauguración del nuevo Ayuntamiento, Ntra. Sra. Del Rosario Coronada realizó una salida extraordinaria. Tras la novena, la junta de gobierno de
la hermandad junto con el párroco del Rosario, Don Manuel Ángel Santiago, (que bendijo la nueva sede del Ayuntamiento) y la Alcaldesa de la ciudad, Doña Esperanza Oña, acompañaron a la Virgen hasta la ubicación del nuevo ayuntamiento. Nuestra titular fue la encargada de portar la llave con la que se abriría el edificio, ya que ella es la Alcaldesa Honoraria y Perpetua de la ciudad.
    Para perpetuar este acontecimiento, la ciudad de Fuengirola entregó a la Virgen Santísima la primera llave de oro de la ciudad.